Esculturas

  • Claudio Girola Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Palabras clave: Escultura, Base, Obra

Resumen

Las anécdotas nunca explican nada. Si tuviera que narrar el origen de estas siete esculturas, el azar aparecería como protagonista generador de las mismas. Y no es así si entendemos azar como “casualidad”. Pero si entendemos azar como “riesgo floreciente” (valga el juego etimológico), no dudo en creer que así fue lo que aconteció en aquel momento. Un cubo de mármol es y ha sido, en cuanto forma, material y peso, un elemento clásico de la escultura: el zócalo o base de ella. Pero esto sucede siempre y cuando el “objeto” reconocido e indentificado como la parte escultórica se apoye y se yerga verticalmente u oblicuamente, y aun horizontal sobre la cara superior del cubo. Si el “objeto” escultura no se apoya ni se levanta desde la cara superior del cubo, ¿qué pasa con él? La integración tradicional se produce por la posición que ocupa el cubo dentro del total. Posición convenida y nunca cuestionada: lo de “abajo” es base y lo de “arriba” escultura.

Publicado
2020-07-31